• img portadath1

Germandat de la Pietat

La Germandat de la Pietat està formada per antics alumnes del col·legi dels frares que ajuden a dignificar els actes de la Setmana Santa en la Passió, Mort i Resurrecció de Nostre Senyor Jesucrist, ajudant a celebrar la fe, a viure i anunciar l'Evangeli

HOMENATGE ALS FRARES CARMELITES

Escrit per cofradia on . Posted in Cofradia

Els Frares Carmelites, representats pel P. Alfredo Sáiz, han rebut dissabte i diumenge reconeixements i estima per part dels borrianencs. Dissabte 28 de setembre les confraries, germandats i associacions que tene la seu en l'Església dels Frares van organitzar un dinar d'agermanament i fer costat al P. Alfredo Sáiz, superior de la comunitat religiosa. Diumenge 29 va ser el torn de la Confraria de sant Blai qui va voler agrair públicament el treball dels carmelites per la seua tasca espiritual, pastoral, educativa i cultural. A continuació editem els parlaments que es van pronunciar els dos dies.

DISSABTE 28 DE SETEMBRE DE 2019

Apreciado P. Alfredo Sáiz y Carmelitas Descalzos:

Las cofradías y hermandades que tenemos nuestra sede en la Iglesia de los PP. Carmelitas, queremos rendirle un sencillo, pero emotivo homenaje. En su persona, vemos reflejada la estela de frailes que han pasado por nuestra ciudad. Usted es hoy el icono representativo de lo que en Burriana se ha nombrado cariñosamente durante muchos años como “Els frares”.

La presencia de los Padres Carmelitas en Burriana roza los 123 años y este hecho substancial forma parte de nuestra historia colectiva. Cofradías centenarias, otras con más de cincuenta años, una gran influencia pastoral, espiritual y una aportación docente desde el colegio. En diversas etapas de su vida, este centro educativo, ha llegado hasta nuestros días a punto de cumplir 100 años. Muchas generaciones de burrianenses se han educado y formado en el colegio y han nacido entre los muros del convento carmelita movimientos asociativos y culturales.

La relación de los Carmelitas con Burriana ha sido recíproca y de mútuo agradecimiento. Es así como lo podemos comprobar en el libro que los Carmelitas editaron en 1996 con motivo de los 100 años de presencia en Burriana. El P. Silverio hablando de la historia del Carmelo y de su fundación en Burriana decía: “el católico pueblo de Burriana recibió con singulares pruebas de aprecio a los hijos de Santa Teresa”. Muchos estamos convencidos que los Carmelitas han sentido la simpatía, aprecio, colaboración y participación de los burrianenses, así como un gran número de bienhechores de este convento y iglesia. Unos conocidos y otros que prefirieron el anonimato.

Otra muestra es la del P. Aurelio, prior y historiador de este convento que nos recuerda estas palabras: “La provincia carmelitana y la comunidad de Burriana destinó los mejores de sus miembros y todas sus energías en beneficio de la cultura de los hijos del pueblo: colegio y calor de la fe”. Burriana también reconoce su entrega, su servicio pastoral, espiritual y cultural con abnegación, generosidad y cariño.

Otro aspecto de vital importancia para vivir el cristianismo es el amor a María. Burriana le debe a los Carmelitas la gran devoción y culto a la Virgen del Carmen, como no podía ser de otra forma en una orden religiosa eminentemente mariana. No hay Cristo sin María y no hay María sin Cristo. Lo recomienda San Juan de la Cruz: “Tome por abogada a Nuestra Señora”. Quedará siempre en el recuerdo emocionado de mucha gente el canto de la Salve los sábados por la tarde.

El 25 de abril de 2015 los Padres Carmelitas Descalzos recibían la medalla de oro de la ciudad de Burriana por toda esta labor que he descrito. Las palabras de una sola persona como un servidor, pueden resultar poco representativas al transcurso de estos 123 años, pero tiene el carácter de verdad y la bondad de compartirla. Aquel fue un día de júbilo. Hoy, sin embargo, nos reúne un motivo bien distinto. Nuestro deseo es que este momento no hubiera llegado nunca y no se hubiera tomado esta decisión tan dolorosa. La noticia del cierre del convento ha sido verdaderamente desalentadora. También es cierto que nuestra sociedad vive un largo invierno vocacional, y es difícil saber que nos quiere decir Dios en estos momentos. Pero siguiendo la espiritualidad de Santa Teresa: “Dios escribe derecho en renglones torcidos”.

Pero para ser cristianos hay que ser personas con esperanza porque eso es el evangelio. Hoy queremos agradecerle a usted su dedicación como religioso y hombre de fe. Desde que fue destinado a Burriana en 1968, y en diversas etapas, su personalidad ha ido calando en la espiritualidad de nuestra gente. Usted en esta casa lo ha sido casi todo: un fraile activo, atendiendo la pastoral en el convento, pero también en otras parroquias y comunidades religiosas, atención a los enfermos y una laboriosa faceta como docente y director del colegio. Somos conscientes de su buena voluntad, y de la intención de mantener abierto al culto la iglesia en días de precepto y en las destacadas fiestas carmelitas, sabiendo las dificultades que esto puede entrañar. Verdaderamente un gesto que demuestra su fidelidad y constancia, su capacidad de trabajo y el amor que tiene a Burriana. Pero siempre quedará un nexo de unión: la oración. Es el valor que garantiza la fidelidad del seguimiento y amistad con Dios.

P. Alfredo, con su trabajo y la de tantos frailes como usted, a muchos les ha marcado las líneas para situarse en el mundo como personas y en la iglesia como creyentes y servidores. Así pues, después de un largo período de labor en nuestra ciudad de Burriana en que los Carmelitas han ido dejando un amplio recuerdo en la espiritualidad y en la formación cultural y humanística, solo nos queda decir, de todo corazón, muchas gracias.

Gràcies a totes les confraries i germandats pel vostre compromís, la vostra assistència i la vostra atenció, que és signe d’estima i agraïment als Carmelites. Este senzill i emotiu homenatje desitja incloure a tots i no excloure a ningú. Després de 123 anys de convivència s’han creat vincles d’afecte i gratitud, confiant amb la benvolguda Mare de Déu del Carmen, que continúa mirant amb ulls maternals a la ciutat de Burriana. Seguirà guiant i il·luminant la vida de les nostres iniciatives, col·laborant amb nosaltres, per afiançar la prosperitat sent el camí que ens porta a Jesús.

Moltes gràcies

28 de setembre de 2019

 

 

 

 29 DE SETEMBRE DE 2019

 

Rvd. P. Alfredo Sáiz

Rvd. D. Pedro Cid

Senyores i senyors:

            123 anys d’història, agermanen als Carmelites i a Burriana en la comunió, en la fe, en la educació, en la cultura i en la amistat. Motius suficients per a que esta diòcesi i en concret l’església que peregrina en Burriana evoque el seu agraïment a este orde religiós. Des de la Confraria de Sant Blai volem manifestar el nostre record agraït a Déu i a totes les persones que dia a dia, tant als frares com als devots de Sant Blai, han anat construint la història de tots estos anys. El patrimoni humà i espiritual que dixen els Carmelites en Burriana és una rica herència plena de valors cristians i humans. El convent de carmelites ha segut un centre d’irradiació espiritual. Un lloc que convoca i atrau. Un fenòmen espiritual que no ha passat desapercebut. Moltes persones i grups de fidels han participat del culte i la devoció en l’Església dels Frares moguts per la fe, el col·legi, la admiració, la simpatia o la proximitat del lloc, i han assumit una norma de vida cristiana que els identifica. Es d’una gran importància la espiritualitat que va arrelar en Burriana amb la familia del Carmelo.

P. Alfredo: al finalizar esta etapa y iniciar otra llena de incerteza, confesamos nuestro deseo de continuar nuestro camino cristiano, que desde los Carmelitas arranca con la espiritualidad de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, poniendo como intercesora a la Virgen del Carmen bajo cuya mirada de madre tantas historias de fidelidad se habrán escrito durante estos 123 años. Además de ser aquella que los Carmelitas tienen como abogada, madre y reina, ella es la titular de la parroquia situada en la zona marítima de Burriana, en este templo de Sant Blai hay un altar dedicado a la Virgen del Carmen y al Niño Jesús de Praga. Y en nuestro término agrario encontramos hornacinas con sencillas y bellas cerámicas con la imagen de Nuestra Señora del Monte Carmelo como el camí la Cossa, el camí l’Axiamo o el camí Ballester, entre otros. Un auténtico ejemplo de piedad popular.

En todo este tiempo sabemos que Dios está presente con nosotros. También en estos momentos que resultan amargos y difíciles. La noticia del cierre de la casa de los Carmelitas en Burriana ha causado desánimo. Y es que los Carmelitas siempre han sido muy apreciados y queridos en esta ciudad. Su influencia ha sido notable y ha llegado más allá del ámbito de la fe. Educación, cultura y arte se han visto elevadas en nuestra ciudad con pintores, músicos, escultores o docentes.

Una publicación del año 1930 editada por los Padres Carmelitas de Burriana, nos ayuda a refrescar la memoria. Hoy es un día idóneo para el recuerdo colectivo. Dice así: “Tres grandes obras son el tributo de agradecimiento con el que ha pagado esta comunidad de Carmelitas Descalzos la cordial hospitalidad del pueblo de Burriana: Iglesia de San José, Colegio Niño Jesús de Praga y el Salón de Actos Niño Jesús de Praga.”

En referencia a la “L’Església dels Frares” leemos: “Infatigable constancia, abundantes sudores, esfuerzos porfiados, treinta años de trabajos y sacrificios fueron necesarios para levantar el templo de San José.”

Desde los inicios de la fundación han encontrado los Carmelitas en el espíritu piadoso de Burriana, campo abierto donde desarrollar su acción pastoral en su templo y desde su colegio”.

Del colegio nos dice: “En el año 1920, habiendo venido a España en calidad de Visitador General el Reverendo Padre Bernardino, a su paso por Burriana, fue visitado por una respetable y numerosa comisión de caballeros, padres de familia, conscientes del deber de educar a sus hijos en los principios religiosos suplicando la apertura de un colegio”. En 1921 comenzó la andadura de este centro educativo, que en diversas etapas y diversas denominaciones, ha llegado hasta nuestros días a punto de cumplir 100 años. Es el segundo centro educativo más antiguo de nuestra ciudad que hay en la actualidad en Burriana, lleno de vida, proyectos, ilusiones y una larga estela de reconocimiento a su labor docente.

Otro complemento poderoso y auxiliar de la educación y la cultura fue el Salón de Actos Niño Jesús de Praga. Después Teatro Casares y más tarde Teatro Principal. Lamentablemente Burriana no supo mantener este testimonio de la cultura para el futuro. Aquí se desarrollaban las aficiones artísticas y literarias de los niños. Por citar unos ejemplos, el Belen del P. Alberto, que con sus alumnos actuó en este salón de actos, en Valencia y Zaragoza. El aporte de la escuela musical del P. Gonzalo, hijo de Burriana y prior de este convento. De las delicadas manos del fraile y escultor Hno. Francisco, discípulo del maestro valenciano D. Mariano Benlliure, se pueden contemplar obras en Burriana, Desierto de las Palmas, Alboraia, Valencia, Sevilla o Chile. La exitosa fiesta de la poesía obra creada por el director del colegio el P. Manuel Ferrada, que marcó una época de oro en la historia del colegio. El P. Juan de Dios Morenilla, que durante 25 años estuvo al frente de una academia de pintura en el desván del convento, donde enseñó dibujo y pintura a un considerable número de alumnos y muchos años como responsable de esta materia en el colegio de Burriana. Su gran obra en esta ciudad queda patente en un mural de 27 metros en la Parroquia de María Auxiliadora en la que narra la vida de San Juan Bosco, donde aparecen rostros conocidos y paisanos de nuestra ciudad: el cardenal Tarancón, el párroco salesiano de los años 80 D. Ángel del Barrio, el obispo D. José María Cases Deordal y San Juan Pablo II. Recordamos al P. Leopoldo Blanch, Superior de la casa y director del colegio, el P. Vicente Pitarch, detallista, amable, muy solemne en las celebraciones litúrgicas y con una gran formación teológica y espiritual o el muy estimable y adorado Hno. José Luis Montserrat, tan sensible y servicial que tuvo su destino entre nosotros durante 40 años.

L’Església dels Frares, no és solo lugar de culto, devoción y oración. Es un auténtico museo de arte religioso. La Iglesia de los Padres Carmelitas de Burriana, cuenta con una de las colecciones más completas de los maestros valencianos como Carmelo y Octavio Vicent. Ambos, padre e hijo, enriquecieron este templo con una docena de obras. La Virgen del Carmen entronizada, o la Virgen del Carmen de las procesiones, auténtica joya de arte con sus bordados de la escuela de Sor María Huguet, religiosa de la Congregación de Nuestra Señora de la Consolación. La obra más importante de Octavio Vicent en este templo es Nuestra Señora de la Piedad de 1965.

Desde la Confraria de Sant Blai, nos es grato expresar nuestro reconocimiento y recuerdo emocionado a los Padres Carmelitas que han trabajado en la pastoral y han servido a Dios y a Burriana en este altar de Sant Blai, nuestro patrón.

Por todos los momentos compartidos y todos los que han hecho posible que quede constancia gráfica, escrita, en la memoria y en nuestro corazón de estos 123 años de los Carmelitas en nuestra ciudad de Burriana, les damos infinitas gracias.

Moltes gràcies a tots per la seua atenció i per la seua assistència. La seua presència no és només signe de consol sino també d’encoratjament a seguir fidels en el nostre treball a Sant Blai, en Burriana i des de Burriana.

Acabe este humil discurs amb un poema del conegut borrianenc Juan Bautista Tejedo “El bessó”. Ens comprometem amb totes les generacions de borrianencs, units per una mateixa estima als Carmelites. Els frares han segut artistes, i també inspiradors d’artistes. El poema que ara recitaré, reflexa la realitat de la societat d’aquell moment. El vaig apendre per transmissió oral de m’abuelo Pepe, i anys més tard el vaig descobrir escrit en l’obra poètica “d’El Bessó”. Diu així:

“Poema en dos cants”

Encara ni un raig de sol

desvaneix l’hora de l’alba

i al nou dia li fan salva

de pardalets un estol.

Que envíen alçant el vol

del poble a les quatre cares

eixes armonies rares,

que al poc rato les altera

la campaneta dels frares

tocant a missa primera

Moltes gràcies

Burriana, 29 de setembre de 2019